Vidas inconexas





"Tú estabas a mi lado
y me has visto nadar en ríos de veneno;
has visto lágrimas
que eran cristales rotos, una lluvia de espinas,
cicatrices de agua que cruzaba la piel."

Benjamín Prado, Su viva imagen. (poema dedicado a su madre).


Vuelvo a estar ¿vivo?
en un hogar en ninguna parte.
Aquí planeo el olvido y escribo notas inconexas
para intentar hacernos participes del recuerdo.

La soledad no es sinónimo de silencio.

A pesar de que Shakespeare te enseñó
el camino,
intentaste plantar cara a la dama blanca
y la vida tiró la toalla de tu rincón vacío.

Boxeador de la soledad,
el perdón no escucha tus ruegos.

Todo hombre tiene una sombra;
de Él depende decidir si le acompaña
o le persigue.
Todo hombre, salvo aquellos que
perdimos la voluntad.

* La imagen es de la obra" Santo Entierro"(Caravaggio, año 1604).







Comentarios

  1. Me encanta este poema.
    Boxeador, sombra... Eso es! Fantástico. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Todo hombre tiene una sombra. Hay que evitar ser la sombra de esa sombra.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares