37 días de Noviembre






Un pájaro de fuego me agarró en Noviembre,
agua hirviendo en mi vida.
Borrón de cien grados que rompió dos calendarios,
sin lastres,
sin consecuencias.
¿ Sin dolor?
Pájaro de fuego;
 atraviesame

I


Me sorprendió entre risas el Otoño.

Estaba como un perro sin hambre ni rabia en la Alhambra y me pregunté:
¿ Cómo convertir tu espalda y tu pelo en palabras?
¿ Tu  respiración en rimas?
¿ Tu cuerpo en canción?.

II


Este viernes raro con su llovizna impertinente 

me recuerda a quien fui, a quién no quiero ser.
A quién soy.
Y la miro como si se me fuera a ir la vida.

III


A la noche se le iba a ir de las manos la madrugada,

 billete de casacha y marihuana al olvido
El sol no va a dejar de salir por mi.
Me regalaste tu sonrisa y no supe que hacer con ella.
 El aire se lleno de nada.
Ahora sé como se ve la vida colgado de un archivo.

IV


Entré en tus ojos y nunca más sentí dolor,

mi silueta vacía es lo que ahí sin ti.
Con tu desengaño produje un llanto.
Desnudo y borracho no tengo derecho ni a venganza
ni a compasión.
 No hay nadie que quiera ser el cielo y aguantar la noche día sí, día también.

V


Las marcas de mis empeines  y mis  manos son las musas de tus poemas.

Me untaste de jengibre el costado,
te abriste de par en par,
entrepierna de aguarrás.
 Miro a la izquierda y a la derecha,
 sólo veo a dos amigos crucificados.

VI


Diciembre le está robando a Noviembre el silencio.

 Un cuarto de porro de ayer.
 En la plaza, dos palomas beben de un charco de Amaretto.
Habrá que aprender a no huir de los espejos antes de volver al vagón de los presos.(1)

VII


Diciembre ha empujado a Noviembre a la barrena,

 se está fraguando la decimonovena hendidura.
Pronto se supo que aquí poco se iba a dormir. 
Da tres pasos al frente valiente,
el detective salvaje(2) se hace no se nace. 
“ Dios ha muerto”(3)
 Adiós le digo a mi alma.

VIII

Me abrazo a algún objeto que me transporte a otro tiempo,
regálame una frase que me recuerde lo que sentía
 cuando escribí sobre el sonido de tus pasos.
Sabes que Yo vivo mientras tu duermes,
sueño cuando vives.
 Entretanto, estoy aprendiendo a caer.

IX


[ Ahora que vencí el miedo a los aviones, le  tengo miedo a los aeropuertos]( 4)


 Mis alas se rompen al besar tus pasos,

los días después del olvido no se olvidan fácilmente.
El silencio atronador despierta mis fantasmas,
 las musarañas deliran arrodilladas,
es el grito de los peces.
 Ya sé que ahora toca escribir en verde,
pagar por los papeles perdidos,
 subir las escaleras que bajé ayer.
Borrarme del mapa. 

X



 Cada día es una prueba.

 ¿ Quienes son?. 
Somos Tú y Yo.
 Somos lo que no hemos podido ser,
  es lo que nos toca vivir. 
En algún  sitio leí: “ Vivan los que quieren y no pueden”.

XI

Un frenazo y de pronto el mar.

 Recuerdo a la chica del “ Café Guerrero”,
 aún quedan lugares donde descansa la compostura.
Vuelvo a nacer cada media hora, 
me paro a pensar donde fue tu mirada.
Quiero que sepas que sigo soñando que morimos acribillados.
Respiro y sonrío. 
Es un buen día para hablar con los yonkis.

XII


Mis tennis llenos de basura no son un buen presagio,

mas Tú no recuerdas mi nombre,
acostumbrado a perdonarme,
no consigo culparte. 
 Aún somos aprendices en levantarnos. 
Paloma de alas rotas en medio de la autovía no esperabas que te fueran a salvar.
Ahora no pidas perdón por vivir.

XIII


Ni los zócalos  ni las canciones te contaron que no ibas a morir mañana.

 Dormiste en la madrugada del sábado
 cuándo acabó la noche del jueves.

XIV


Estrellas fugaces visitan unas horas los días que nos quedan,

traen palabras que no significan nada,
heridas colaterales en ciudades inventadas.
La zanja entre tu vida y la mía está llena de palabras.
Palabras que duelen cuando suenan.


XV


Jueves,once horas, cuarenta y siete minutos y seis segundos: laino


XVI



Es posible huir de los lugares y de las personas pero no de ti mismo,

es cuando ves la verdad reflejada en los cristales de los coches.
Sólo queda consolarse con la belleza de la mediocridad.

XVII


Hay un corrillo de gente,

  una mancha de sangre en la carretera,
 un IPOD,
un libro,“ Nunca le des la mano a un pistolero zurdo”(5),
y unos papeles sin importancia que tenían todas sus ilusiones.

XVIII


Llevas media vida siendo un proyecto de mariposa.

 Ahora que lo has conseguido
no sabes volar. 
Yo ya estoy cansado y no puedo ayudarte.
 Al menos no dejaré que caigas en la tela de araña.


XIX


Mi sombra cansada de dar y no recibir ya no me reconoce.

Mientras te vas destrozando ,te vas haciendo un “ hombre”.
 Sigues buscando el significado a dos números  mientras la vida galopa sin rumbo.
Creo que vamos a asistir a algunos cambios.
Deberías estar conmigo,
desde la carretera no vas a ver nada. (6)

XX


Los años se llevan las cosas,

 las personas se van marchando con la inocencia,
 las drogas se llevan el tiempo
 y casi toda mi dignidad.

XXI  


[Mis dientes entre las ratas]


Tumbado debajo de mis zapatos veo como mi vida pasó. 


XXII

( Renacer los jueves)

Los jueves regalan absoluciones  a quien sea capaz de mentir con palabras.
Me engaño y no consigo mentirte,
 conoces mis poemas fuera de concurso y de circulación.
Apenas intentan poner una sonrisa entre tus temblores, la gente y los escaparates.


XXIII


 La muerte me enseñó a fracasar,

sigo  aprendiendo a caer,
 las manos doloridas,
 los tachones,
 los carteles,
 se va diluyendo un poema.
Una cabeza agachada que empieza a aceptar que hay quién le odia.
 No quedan restos de juventud,
quedan las decisiones incorrectas.

XXIV

Las sabanas me susurran que siguiendo sueños se me va escapando la vida.

 La luz de una vela es suficiente motivo al que aferrarse,
aunque el insomnio despierte el odio,
ese que duerme cuando despierto.
 Un sueño me recordó otro sueño y dudé si era realidad.
 no le doy permiso aún a mis ojos para abrirse.
La luz del día te cuenta que eres hijo, hermano y amigo.


XXV


Por las tardes voy a ver las nubes al edificio Helvetia. 

Cada día ellas se visten para mí.

XXVI


Para Dara.


No te duermas en sueños.

No mires a la orilla donde nadan los demás.
No te creas tu verdad.
No dejes agonizar la llama de lo imposible.
Y cuando estés acorralada, nunca, nunca te escondas detrás de ti.

XXVII 


( En la estación)


 Ve más el perro del ciego que todos ellos.

 Bajan y suben de los autobuses como si llevaran al vacío.
 Al antes de nacer. 
A la nada.
 Como si los arboles hubieran dejado de ser arboles. 
¡ Cuánto sabe de amor él que escribe de el por referencias! 
¡ Cuánto aman los que nacen viudos!


XXVIII


La carterita de ilusiones, recuerdos y fracasos me habla bien de ti.

Perdona pero entre mis brumas no me despedí.
 Bóveda azul que no deja de mirarme.
Gotas de agua salada.

XXIX


El adalid de los versos imposibles es sólo una marejada de amor y odio. 

No es más que eso,
no queda nada. 

XXX


En la derrota aprecias que las nubes se rajan sin llegar a romperse

También ese aire de las siete.

XXXI


Mi vida es el sueño roto de cualquiera vivido por mí. 

Tú vida está en objetos perdidos.
Yo sólo sé nadar en vertical.
Tú, quizá, pasaste de largo ayer.


XXXII


Mártires del compás, M. Mathew Chedid, La banda trapera del río, Still, Crosby and Nash... 

Es la soledad, Israel, es la soledad.


XXXIII


Son las 16 y aún no he bebido.

Sé que debo volver.
Sé que debo dinero.
Sé que quiero sentir la piel del cielo.


XXXIV


Llévame al final del túnel,

quédate con mis ojos,
dame tus desperdicios.
No voy a dejar que se escape este verso.
Arrástrame sin voluntad que no quiero recordar.
Demuéstrame que pesa más el perdón que la culpa


XXXV


Abrir los ojos nos lleva al más oscuro de los sueños.

 Cuando la mente está fuera de sí y el cuerpo no tiene a dónde ir,
el alma es frágil como una hoja: se puede arrugar,
se puede romper incluso. 
De bruces contra el suelo me dí cuenta que aún tenía pies para andar.

XXXVI


“Soy una pequeña niña perdida (7) Te traigo LSD.”

“Yo sólo soy un perro. Aquí todo terminó y nada empieza.  "
 Me besó en la frente como quien despide a un enfermo y se marchó.

XXXVII


Mientras, en algún lugar estaban apostando por mi.



1 .” Back on the chain gang”, es una canción de The Pretenders.

2“ Los detetectives salvajes” es una novela de Roberto Bolaño.
3“ Dios ha muerto”. Friedrich Nietzche en “ Así habló Zaratustra”.
4. Se lo escuché a alguien. No sé a quién. 
 5. “ Nunca des la mano a un pistolero zurdo” es un libro de Benjamín Prado.
6. Extraído de la novela "Héroes" (Ray Loriga). 
 7. “ The little girl lost”, es un poema de William Blake.

* La frase "marejada de amor y odio", aparece en otro poema mío ; "Flores".
La imagen está extraída de la película "El maquinista"(2004) de Brad Anderson.

Comentarios

  1. No he leído todos de golpe, creo que se necesita reflexionar sobre cada uno, pero de los 6 que he leído me impresionan y me estremecen porque así siento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares