La penúltima bala.





"A hierro yo viví y maté 
y a hierro sé que moriré, 
el cielo nunca se ha equivocado. "

Nacho Vegas, " El cazador". 


Otra vez la fractura de la melodía.
Esta será la última vez que busque el perdón
de un asesinato que no cometí.
Aunque maté.
La ruleta rusa de las emociones,
las tuyas y las mías en un mismo cargador;
Click! Click! …
Blam!
Tu vida atraviesa mi cabeza
y me dispongo a contemplar el dolor de los que amo,
ver como agonizan sus vidas tranquilas
en calderos de rabia hirviendo.
Lo traspaso a un papel tras pasar por el filtro de tu cuerpo.
Mi sangre te busca,
eso explica mi estado,
mas no lo justifica.
El corazón frio y azul.
El cuerpo se ha estabilizado en el confort del dolor.
¿Acaso ansiaba perderte?
Perdón que insista en este tema,
perdón por pensar siempre que pensarás de mí,
perdón por escribir la palabra perdón.
Hipnotizado y drogado por tus sueños,
medicaste por tu cuenta y riesgo a un loco.
Esta sucesión de letras y palabras que lees ahora
salieron de mi mano cuando mi vida no existía para mí.
Por cierto: ¿te has avergonzado de despertarte alguna vez?
Abres la puerta de tu habitación,
sales ahí afuera donde los has hecho tan mal
Si robaras una tienda; ¿volverías a entrar en ella 8 horas después?
Escribe algo,
una frase, al menos una palabra
 que exprese lo que Yo sentí cuando sentí todo esto,
cuando soñaba con no perderte mientras perdí otro día
sin saber que esta mierda caería entre tus manos.
Tú cara ya no aguanta más tristeza no fingida,
tú sonrisa se perdió conmigo cuando
confundía matarme con volar por las estrellas.
Y hay palabras que no escribiré,
palabras a las que les gustaría dañarte
convirtiéndo este papel
en testigo eterno de mi maldad.
Prefiero que la piel sea su cárcel ,
que crezcan y campen a sus anchas en mi interior
revienten  órganos y vísceras.
Hasta que llegue ese momento
buscaré la luz  para ver en una palabra tu recuerdo.
Tú mirada también es un recuerdo,
esa eterna resaca de la que es imposible limpiarse.

[Tú mirada triste viendo la Tv en el sofá.
 Ahora estarás allí  sin saber que me dueles y te escribo]

¡ Alma mía !
¡ Por favor sal del túnel de la mente!
Morir dando vida, esa es la cuestión.
Despierto a las 04:00;
sueño que me abrazas.
Se repite " The Funeral" en mi cabeza.
Las pocas veces que consigo descansar lo hago
agarrándome a tu dignidad y a tus actos hermosos.
Hay días en los que dudo si preguntarte si existe el Hotel del Millón de Dólares,
en ellos me atormentan las palabras.
Eres bella destrozada en cien mil pedazos de soledad.
Un espejo roto puede reflejar lo que soy.
Los versos de hoy huelen a despedida de otros versos,
así que me resigno a  no encontrar palabras que definan
cada milímetro de tus manos.
A todo sueño le llega su San Martín,
dejan como herencia todas las flores del mundo
Si el corazón no es capaz de dictar sentencia,
la vida menos.
Y Dios se lava las manos.
Apuro hasta el último minuto de esta página
para cerrar mis días de una manera convincente,
y así puedan dormir tranquilos sin invadir tu mañana.

* Imagen extraída de " Grupo Salvaje" (1969) de Sam Peckinpah.
"The funeral" es una canción del grupo Band of Horses.

Comentarios

Entradas populares