Kafka









Huyes mirando el suelo,
escuchando tu voz,
sin respirar,
sin mirar los edificios,
sin saber que el sonido de tus tacones es para mi
lo que la sangre es al corazón.
Sin imaginar que espero tu olor
como la tarde espera a la Luna.
Cuando tu mirada nada entre el en deseo y
la desconfianza,
te vas a pensar en Franz Kafka,
a recorrer tu vida,
a aniquilar el mañana.
Siéntate ahora en donde estés,
no hay más.
“Vuelve un día por el barrio,
iremos a mirar los edificios”.

*En la imagen, fotografía de Bruce Davidson. 

Comentarios

Entradas populares