Epílogo






“Hace tiempo había solo oscuridad. Si me preguntas ahora, la luz es la que gana”
Rust Cohle, True Detective(1ª temporada)



           Garabateo un artículo impreso sobre Gabriel García Márquez. En este, habla sobre los miedos que le surgieron mientras escribía “Cien años de Soledad”.
Me ahorro escribir unos cuantos “ te quieros”,  no por qué no me apetezca , sino por no aburrir al lector. Lo diré una vez: “ te quiero”, además , creo que el mundo, o quizá, me haces creer, que gira al ritmo que Yo le marco para que Tú andes sin esfuerzo.

Futuro, Presente y Pasado hacen un cóctel molotov con esta ansiedad que no domino.
Juego con ella, la dejo fluir libremente y espero que no me esté engañando y se marche cuando menos me lo espero. Sin ella soy un ser felizmente inerte.
O que sea Ella la que un día me domine y haga que te alejes.
Aprovecho mientras estas aquí para regalarte un poema, “Febrero”. Como ya hice en
“Octubre”, utilizaré mi truco para sorprenderte, el de escribir el nombre del mes en vertical:

"Ocho meses, 60 días y la resaca de Septiembre, aún así sobrevivimos a el silencio
cuando el aire nos dio la espalda. Ahora,
Tú luz me ciega,me hace respirar, me despierta con un disparo por soñar mientras vivía,
Unto con palabras tus pasos, déjame nubes que sean restos de tu incendio para
besar y acariciar tus espinas, desandar mi camino en paralelo
rotos transformaremos las lágrimas en palabras no inventada, entretanto te
espero como Octubre sueña a Noviembre".
“ Febrero”, será peor. Lo improviso en diez minutos, aunque te gustara más, pues habla de ti. Y cuando tu apareces, no hago caso ni a rimas, ni métricas… a decir verdad a nada. Sólo a ti:
Fui incapaz de empezar de cero
en la mañana azul que perseguí el verde
bastó ser Yo mismo: escoria.
Recorrer con mis ojos la cinta de tu pelo
en la mañana negra que volqué mi vida en ella.
Resurge la ilusión con tu ausencia
obviando así mi propia existencia.”

“Vendrán las miradas, pero la mía será para ti"  y  ” No soy dueño de nada ni de mi propia vida”    escribí camino del trabajo en el papel que encontré esta mañana en mi cartera. Aunque espero serlo de mi destino, por lo que Yo sé, y quiero que Tú sepas, pero no quiero que lo sepa todo el mundo. Al menos ahora, no.
Es curioso, pues con darle a la tecla de borrar en este instante  cambiaría completamente mi destino, antes de que leas esto que estás leyendo ahora.



Comentarios

  1. Gracias Marisa, cuánto tiempo!!, aprovecho para darte la enhorabuena por tu publicación que algo vi por el Google +. Un abrazo y gracias por leerme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Publiqué una novela, se llama El Cielo de los Perros.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares