La sensibilidad (habita en cualquier barrio).


“Disculpe el señor
pero este asunto va de mal en peor,
vienen a millones y
curiosamente, vienen todos hacia aquí
Traté de contenerles pero ya ve,
han dado con su paradero,
estos son los pobres de los que le hablé,
le dejo con los caballeros
Si no manda otra cosa, me retiraré
Si me necesita, llame
que Dios le inspire o que Dios le ampare,
que esos no se han enterado
que Carlos Marx esta muerto y enterrado”

J.M. Serrat.


En los edificios de color "naranja desgastado por el humo" la  vida nunca se llevó un poema entre facturas rotas.
Allí, " Miss Misery" se vistió más guapa que siempre, aún así había vuelto a llegar a sola a casa. Encontró ,como cada día ,un poema debajo de su puerta.
Lo rompió y se acostó a dormir.
(lo más triste no es la falta de amor, lo más triste es cuando no hay amor y ni siquiera se echa de menos)

Mientras tanto, en la torre dos, una madre soltera acaba de dar a luz a un niño que ya ha nacido adulto.  Justo enfrente,  Martín(H) lleva muchísimo tiempo sin ser capaz de mirar a los ojos a su perro. Ha perdido un gramo de speed . Buscándolo ha perdido doce años casi sin darse cuenta. Papá se perdió hace más tiempo entre caballo, coca y Rohipnol.

 En los edificios  color "naranja desgatados por el humo" el mar es como ese cuadro viejo del pasillo que viste mil veces y nunca te paraste a mirarlo.
El anciano, enviudó hace dos años,  volvió a las ocho de la noche como cada día. Se sienta a hablar con su vecino, el cuarto premio de poesía del colegio. Este le habla de amor, sin saber de el. Ha escrito un nuevo poema. ¿ Lo leerá ella mañana? . Como un ludópata ,vuelve a jugar otra partida conociendo la derrota de antemano. 
El anciano vuelve a casa, escucha el ruido del micro-ondas y su propio andar. Nunca lo ha reconocido, la echa tanto de menos… Ya nunca más volverá a esperarlo nadie.Mañana será otro día, igual que ayer, igual que pasado.

La sensibilidad vuelve a tu cuerpo, te miras al espejo y este te devuelve tu rostro con un antifaz.
 Francesca se tumba a descansar en el sofá. Se rompieron los sueños que nunca tuvo, y si los tuvo, se le olvidaron. Es ama de casa, vive sola con su marido. En el bar de abajo, Cosimo Pió vasco di Rondó, levanta la penúltima. Esta feliz porque ha cumplido otro día. Ha tomado la decisión de quedarse allí para siempre.
En la acera, al clochard, algún alma caritativa le ha regalado unos zapatos ya pasados de moda, ahora que ya se había acostumbrado a andar descalzo.
En este barrio el cáncer nos dijo que venía a follar pero quiero quedarse unos días a dormir.
Ya casi amanece en los edificios casi sin color. María Magdalena ha hecho el último servicio por hoy. Cansada y desnuda, suspira y se sienta en la cama. Le cuenta que tiene a su hijo a más de 10000 kms. de allí. Jesús, borracho, escucha. Mil clavos se clavan de su interior hacia fuera.
Jesús llega arrastrándose al portal. Al acostarse, el futuro le pone los cuernos, abraza fuerte a Francesca y rompe a llorar.
A pesar de todo, en los edificios naranjas desgatados por el humo, el sol no desfallece en su intento por salir.
Hace mucho que no me paro a observar los edificios. La vida me ha robado mi mejor poema, y todos los días cuando me despierto el espejo me devuelve mi rostro con un antifaz distinto. 
En los edificios naranjas desgastados por el humo, sale tímido algo que parece un rayo de sol.
Francesca huye lejos con una maleta de viajes. ¿ a dónde pretendes llegar? ¿ al mar?.

Nota: 
" Miss Misery" es una canción de Elliot Smith y Cosimo Pió vasco di Rondó es el protagonista de la novela " El barón rampante" de Italo Calvino.



Comentarios

Entradas populares